Albacete y Deportivo se verán las caras este domingo (16:00) en el Carlos Belmonte. Los dos equipos llegan con dinámicas totalmente opuestas; el conjunto herculino suma cuatro victorias consecutivas, mientras que los locales no ganan un choque liguero desde mediados de noviembre, con tan solo tres puntos desde la última victoria.

En la primera vuelta, el Albacete fue el primer equipo en ganar en Riazor (0-1). Aquel fue un partido muy igualado, donde el Deportivo gozó de claras oportunidades y se topó dos veces con el larguero. Finalmente, un polémico penalti en la segunda parte, revisado por el árbitro en el monitor del VAR, haría posible el gol y la victoria de los visitantes.

El equipo dirigido por Luis Miguel Ramis -exdeportivista- empezó el curso encaminado hacia los puestos de promoción de ascenso, con el mismo objetivo que la temporada pasada. Sin embargo, se fue desinflando. Una de las principales razones por las que el Albacete está en la mitad inferior de la tabla es su bajo rendimiento como local. De hecho, es el tercer peor equipo en casa, con solo doce puntos de 33 posibles. Cabe destacar también su falta de gol, ya que es el equipo menos goleador de la categoría, con 17 tantos. Así, la pasada jornada perdieron en Lugo por un tanto a cero, en un encuentro donde la falta de gol les pasó factura.

Por su parte, el Depor viaja a tierras manchegas con los ánimos renovados después de las dos victorias en Riazor de la última semana. De los jugadores que dispuso Vázquez contra el Cádiz, no podrán jugar Salva Ruiz -lesionado-, ni Peru Nolaskoain, que cumple sanción por acumulación de amarillas.

Se espera el regreso de Emre Çolak y también podrían ser de la partida inicial las recientes incorporaciones; Uche Agbo, sustituyendo a Peru Nolaskoain, y Beauvue en la punta de ataque junto a Sabin Merino.

Fuera de la convocatoria se quedaron varios futbolistas, entre ellos los lesionados David Simón -que sigue recuperándose de una pubalgia-, Borja Valle, Santos y, el ya mencionado, Salva Ruiz. El técnico gallego también dejó en casa a Koné -que padeció un cuadro febril durante la semana-, Samuele Longo y Beto, estos dos últimos por decisión técnica y a la espera de que se puedan concretar sus salidas.

 

Comentarios en Facebook