El Deportivo afronta mañana domingo la vigésimo séptima jornada liguera. Tras ganar por un ajustado 2-1 contra Las Palmas el pasado sábado, en un Riazor lleno, toca viajar a tierras madrileñas para medirse contra el Alcorcón (12:00).

Los resultados cosechados en las últimas jornadas han hecho que se traslade un gran optimismo a la afición, que vuelve a estar ilusionada e incluso ve posible aspirar a cotas más altas. Tanto jugadores, como cuerpo técnico, Consejo de Administración y aficionados se muestran en un estado de comunión y alegría poco común en A Coruña. Es evidente que esto es lo que todos queremos, conectar otra vez con la gente y evitar que ir al estadio cada dos semanas sea un castigo.

Creo que nos viene bien recordar lo que en su día dijo el gran Arsenio Iglesias: “Ojo a la fiesta, que te la quitan de los fuciños. Pero inmediatamente”.

Dicho esto, ahora más que nunca, hay que mantener la cabeza fría. Debemos ser cautos y no dejarnos llevar por la euforia que nos abraza eventualmente cuando llegan aires de principios de milenio. Ganar seis partidos consecutivos no es lo normal, y mucho menos en una competición tan igualada como Segunda. Por eso, creo que nos viene bien recordar lo que en su día dijo el gran Arsenio Iglesias: “Ojo a la fiesta, que te la quitan de los fuciños. Pero inmediatamente”.

El equipo dirigido por Fran Fernández ocupa el decimotercer puesto en la clasificación, con cuatro puntos más que los blanquiazules. Los alfareros no pierden desde hace más de dos meses y en su último partido en Santo Domingo consiguieron la victoria contra la Ponferradina. Su jugador más destacado es Stoichkov, que suma diez goles. Fernando Vázquez elogió la labor del técnico almeriense en rueda de prensa:  “Nos vamos a enfrentar a un equipo que me gusta. Me parece que tiene un buen entrenador, inteligente. (…) Es un equipo súper peligroso”.

El partido de la primera vuelta (17ª jornada) entre ambos conjuntos se saldó con un cero a cero. El por aquel entonces entrenador herculino Luis César Sampedro introdujo por primera vez el denominado “trivote”, formado por Bergantiños, Peru y Vicente Gómez. Esta variación en el once dotó de más consistencia defensiva al equipo y provocó que fuese el primer partido de la temporada con la portería a cero.

En cuanto a la convocatoria, Vázquez no podrá contar con su goleador Sabin Merino, ni con Claudio Beauvue, que se retiró del entrenamiento este sábado con molestias. Sin duda, dos contratiempos considerables para configurar la punta del ataque. Parece que Koné será el encargado de ocupar su lugar.

Además, también causan baja David Simón, Salva Ruiz, Christian Santos -que ya entrena con el grupo- y Uche Agbo, de nuevo, por decisión técnica. Las novedades entre los 18 convocados se completan con el regreso del atacante Borja Valle y los estrenos de Keko y el portero Jovanovic.

¿Será la séptima victoria consecutiva o, por el contrario, será el primer tropiezo de Vázquez al frente del equipo? Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que será una nueva final en el camino del Dépor por la salvación, porque -no nos olvidemos-, de momento seguimos ahí abajo, tan solo dos puntos por encima de los puestos de descenso. En todo caso, lo importante es no perder el norte, saber de dónde venimos y estar preparados para cualquier altibajo futuro.

El equipo estará arropado mañana por unos 500 deportivistas desplazados, entre los que habrá más de 40 peñas. Orgulloso de los que siempre están.

Hasta la próxima y ¡Forza Dépor!

Comentarios en Facebook