Se termina el año 2019, es momento de hacer balance de todo lo ocurrido en estos últimos 12 meses, un año que empezamos con mucha ilusión y que podemos decir que terminamos también ilusionados, al menos con la esperanza de que la llegada del nuevo técnico y cambio en el consejo de administración suponga el punto de inflexión en la tortuosa travesía del Equipo esta temporada.

Ahora se agolpan multitud de recuerdos de este año que empezó muy bien, nuestro Equipo se mantenía de forma regular en los puestos play off, después de vencer al Granada en el mes de febrero empezó el declive, ¿qué pudo pasar? Nadie se lo explica, pasó el invierno y llegó la abstemia primaveral, en el mes de marzo únicamente se consiguió el triunfo administrativo ante el descendido Reus, se entró en una dinámica negativa de derrotas y empates que culminó con la destitución de Natxo González, un entrenador con el que parecía que empezaba una época de estabilidad pero que le condenaron los malos resultados. Esto fue la antesala de la crisis institucional, Tino Fernández anunció la dimisión del Consejo de Administración y en el mes de mayo Paco Zas asumió la presidencia de nuestro Club, quien nunca convenció ni se ganó a la masa social.

Llegaron importantes victorias como visitantes, Soria y Zaragoza, pero los de arriba no fallaban y estábamos fuera del play off, hasta que llegó el tropiezo del Cádiz con el Extremadura con el que nos metimos in extremis en la sexta plaza, dándonos la oportunidad de jugar la definitiva fase de ascenso. Se eliminó en la primera ronda al Málaga, solo quedaba el Mallorca, un resultado de 2-0 en Riazor en la ida parecía un gran resultado, solo quedaba el esfuerzo final en la isla, pero un cuestionado planteamiento de Martí nos sentenció a estar otro año más en la división de plata.

Empezó el verano, Martí fue destituido y se anunció el fichaje de Anquela como entrenador, se desmanteló la columna vertebral del equipo, los jugadores más importantes de la temporada anterior finalizaron su relación contractual con el Club, por lo que hubo que recomponer casi por completo la plantilla, las nuevas incorporaciones llegaron ya con la temporada empezada, a pesar de ganar el Teresa Herrera y vencer el primer partido ante el Oviedo, se entró en una vorágine de continuas derrotas, mal juego que desquició al equipo a nivel deportivo e institucional, esto desembocó en un nuevo despido del entrenador, se contrató a Luis César que tampoco consiguió dar la vuelta a la situación, con el Equipo como colista de segunda división Paco Zas anunció la dimisión del Consejo de Administración convocando elecciones para el mes de enero de 2020, la única candidatura que se ha postulado es la de Fernando Vidal, quien parece será nuevo presidente del Club. Así hemos llegado a este final de año, con un consejo interino cuya primera decisión ha sido el cese de Luis César y la vuelta como técnico de Fernando Vázquez que junto con la previsión de varias incorporaciones esperemos sea el punto de partida de un ciclo nuevo que nos devuelva al sitio que nunca debió abandonar este Club.

Comentarios en Facebook