Carlos Fernández y Didier Moreno han sido los encargados de atender a los medios de comunicación tras el empate (1-1) en la visita al estadio de Riazor por parte del líder de esta Liga 1|2|3, el Málaga CF. Tras un partido en el que el Málaga se adelantó en el marcador, el Dépor consiguió empatar y, cuando buscaba con ahínco la victoria, Quique fue expulsado en uno de los errores arbitrales más claros que recuerda la parroquia deportivista (que por desgracia no son pocos). Al respecto, los jugadores comparecientes comentaron que era la primera vez que veían una expulsión así, pero que los árbitros pueden equivocarse.

Carlos, goleador en el día de hoy, se mostró feliz por el gol, aunque con un sabor agridulce por el resultado, ya que cree que con la inercia tras el empate y con la afición volcada con el equipo, podían conseguirse los tres puntos.

Sobre el partido indicó que el equipo fue superior hasta la expulsión y que el Málaga solo llegó en el gol, sin tener apenas llegadas peligrosas. A raíz de la expulsión “tocó achicar agua”. Además, reconoció la supuesta importancia que el VAR habría tenido en el día de hoy.

Didier, en cambio, valoró positivamente el punto obtenido tras las circunstancias finales del partido. “El equipo hizo un buen trabajo”. Sobre el estado anímico de Quique comentó que estaba tranquilo por el resultado conseguido, ya que es un jugador que antepone el bien del equipo al suyo personal. “Es un jugador muy maduro y va a superar el mal momento fácilmente”.

Comentarios en Facebook