Celso Borges, centrocampista que militó en el Dépor durante las últimas 4 temporadas del club en la máxima categoria del fútbol español, llegó la semana pasada a un acuerdo con el Göztepe turco para un traspaso que terminaría así con la etapa, por el momento, del costarricense en el fútbol herculino. Jugando 111 partidos con la elástica blanquiazul, marcando 15 goles y dando 6 asistencias, dice que “mi salida del Dépor es buena para todos”. Por el momento, atendió a los compañeros de La Voz de Galicia en una entrevista cercana y hablando de todo.

El jugador costarricense pone fin así a una etapa en la que destaca lo feliz que ha sido y lo bien que lo han tratado en todos los departamentos del club. “Estuve muy agusto en el club y en la ciudad, fue una etapa muy bonita la que viví en La Coruña”.

Con el descenso del equipo a Segunda División, y con todas las ofertas de equipos de las categorías superiores de sus respectivos países, el tico no podía dejar de aprovechar una nueva oportunidad en su etapa futbolística, una experiencia ilusionante y que le llamaba la atención: “Es un cambio de cultura que me atrae, me hace ilusión el reto y la competición”

Aunque el Dépor actualmente no se encuentra en la élite del fútbol español, la liga turca no es que se considere una competición de mayor prestigio, aunque para Borges no es problema: “La vida se trata de salir de la zona de confort, desde los 20 años me he movido en busca de nuevos retos”

Se marcha al Göztepe turco, club que la temporada pasada terminó en sexto lugar de la tabla clasificatoria, y que por el momento ha perdido los dos partidos que ha jugado en esta nueva temporada. En el último, frente al Galatasaray, Borges ya ha podido disfrutar del ambiente del estadio en un día de partido, aunque tuvo que conformarse con verlo desde la grada, ya que todavía se encuentra en el proceso de adaptación. Sin embargo, ya disfruto de las instalaciones del equipo: “No se si habrá muchos equipos en España con algo así. Comedor, gimnasio, habitaciones…” dijo sobre la ciudad deportiva. Un club que se encuentra ubicado en la localidad costera Esmirna, de la que habla Borges muy bien: “Es muy bonita”, afirma el internacional por Costa Rica.

Hubo tiempo para hablar del equipo del año pasado, de la situación que se vivía en el vestuario y de los continuos cambios de entrenador que marcaron, sin duda, la temporada del descenso a la categoría de plata española: “No he vivido mal ambiente, no percibí que el vestuario estuviera dividido”. Aunque comenta que el cambio de entrenador sí que les influyó, afirma que se trabajó siempre al máximo nivel. “Todos tuvimos nuestra cuota de responsabilidad”, concluye Celso.

También hubo oportunidad para preguntarle sobre Natxo González, el nuevo técnico deportivista. “Natxo conoce la categoría, se le nota entregado con la profesión”, puede decir un Borges que llegó a coincidir con el vitoriano en la pretemporada herculina. Pudo ver un vestuario unido e ilusionado con el proyecto, donde todos conocen su rol en el equipo y lo competida que es esta categoría española.

 “Dejo muchísimos amigos en A Coruña, me voy con las puertas del club abiertas y eso para mí significa mucho”, termina diciendo Borges de una salida del club que ha sido de la mejor manera posible.

Con 3 años firmados de contrato en el club turco, dice que a su carrera “le quedan muchos años”. Por lo que parece, tendremos Celso Borges para rato.

 

Comentarios en Facebook