RC Deportivo: Dani Giménez, David Simón, Domingos Duarte, Pablo Marí, Saúl, Didier Moreno (Edu Expósito, min. 71), Álex Bergantiños, Krohn-Dehli, Carles Gil (Christian Santos, min. 63), Carlos Fernández (Bóveda, min. 90) y Quique.

Málaga CF: Munir, Iván Rodríguez, Luis Hernández, Pau, Ricca, Juanpi (Pacheco, min. 46), N’Diaye, Adrián, Ontiveros (Hicham, min. 72), Harper (Héctor Hernández, min. 87) y Blanco Leschuk.

Goles: 0-1 N’Diaye (min. 54); 1-1 Carlos Fernández (min. 76).

Árbitro: Díaz de Mera (c. castellano-manchego). Expulsó con roja directa a Quique (min. 78). Tarjeta amarilla a Juanpi (min. 29), Harper (min. 40), Ontiveros (min. 69), Iván Rodríguez (min. 72) y Adrián (min. 80).

Incidencias: partido correspondiente a la 8ª jornada de LaLiga 1|2|3 en el Estadio ABANCA-RIAZOR ante 18.362 espectadores.

 

Llegaba el lider a Riazor, partido importantísimo para acercarse al mejor equipo de la liga hasta el momento, pero este “Título” se le queda muy grande al equipo visitante, un equipo rácano, un equipo que apenas demostró nada en el verde de Riazor.

El Deportivo de La Coruña, llegaba al encuentro con numerosas bajas : Caballo, Vicente, Borja Valle, Fede Cartabia, jugadores que, su ausencia hace que se vea mermado  el potencial del equipo. El Málaga de Muñíz, no demostró absolutamente nada, cerrados atrás y esperando al Deportivo en su campo.

Un partido en que la primera ocasión clara, aparece por una internada de David Simón en la que Quique abre un hueco en el área pequeña y su disparo sale muy cercano al palo. Vimos hoy a un Saúl que subió bien la banda pero a la hora de centrar, no ha tenido su día. Hemos tenido a un capitán que ha estado inmenso, demostrando que ha sido el amo en la parcela del medio campo. Ha desatascado el juego deportivista y ha estado atento siempre al corte para que el equipo visitante no llegase al área de Dani Giménez.

Se llegó al descanso con un empate a cero, con un Dani Giménez casi inédito, las dos ocasiones más claras para los herculinos, donde una galopada de Quique dejó un balón de oro a Carles Gil que debió tirar a la primera y en su recorte el jugador malacitano desvía a córner, pero el trencilla dio saque de puerta.

Natxo González sigue apostando por  Krohn-Dehli al que la grada ya comenzó a recriminar su juego, siempre tocando el balón hacia atrás, estar desconectado del partido en varias fases, un jugador que a priori, era un jugador a ser importante en esta plantilla, pero hasta la fecha no ha demostrado absolutamente nada en el equipo deportivista, en la segunda parte, más en su posición pareció entonarse  y supo desatascar el juego del equipo.

La segunda parte comenzó con la mayor suerte posible para el equipo rival, apenas un tiro a portería y premio absoluto para ellos, saque de banda en largo de Luis Hernández, sirvió el defensa desde la perpendicular del área, el disparo de Adrián lo salvó Dani Giménez, pero en el siguiente de N’diaye ante un gran número de deportivistas, pega en Marí y acaba en propia puerta, Sin hacer nada, máximo premio.

La ausencia de Fede Cartabia, jugador clave para la creación ofensiva en el Depor, y tras el cambio de Natxo retirando a Carles Gil, el único jugador que estaba llegando, elaborando en ataque, se veía muy crudo darle la vuelta al marcador. El equipo visitante, comenzó en la pérdida de tiempo, sin apenas jugar al fútbol, fue cuando,  Natxo reunió a tres delanteros sobre el césped, con Christian Santos acompañando a Quique en la vanguardia y Carlos Fernández por detrás para dar llegada al equipo. Y fué el sevillano quien logró un córner, en el que luego el árbitro no vio el claro penalti que el mismo deportivista sufrió, primero agarrado y luego empujado.

Quique chutó el primer remate entre palos del Dépor en el minuto 70, Munir detuvo la racha goleadora del deportivista y luego veríamos como no sería el partido del delantero. El Málaga encerrado en su campo, el de la Sagrada Famillia tirando de pundonor se suma al ataque que terminó con el remate a la red de Carlos Fernández el que sería  su primer gol con la camiseta blanquiazul. La grada eufórica llevaba el volandas al equipo que parecía lograr la victoria, hasta que apareció, el árbitro, que castigó a Quique con una inexplicable expulsión tras una chilena, juego peligroso, al correr riesgo un central del Málaga. En superioridad numérica sobre el césped, Harper se plantó solo ante Dani Giménez, sin apenas trabajo en todo el partido, el meta salvó el segundo, estirándose como un auténtico gato, portero que demuestra estar concentrado y en buena forma.

Comentarios en Facebook