Dani Giménez que recogió esta mañana el premio a mejor jugador del mes de “Estrella Galicia”, se refirió al cambio de entrenador que se ha producido desde el lunes: “Después de haber tocado fondo, viene un cambio, un cambio que genera ilusión y que genera otro tipo de mentalidad en el jugador, esperemos que todo esto sea mejor, estoy seguro de que estamos a tiempo de conseguir el objetivo y a eso nos aferramos en el vestuario, viene una persona nueva, con nuevas ideas, con nueva mentalidad, con un soplo de aire fresco también para el vestuario y nosotros nos tenemos que aferrar a él y aprovechar esta oportunidad”.

Lo que les ha transmitido Jose Luis Marti a su llegada es: “Las tres o cuatro ideas más importantes o las que él le da prioridad, trabajarlas muy bien, tenemos un partido ahora complicado fuera de casa, pero es un partido bonito para mostrar que tenemos las cosas claras y para mostrar que estamos ilusionados con el objetivo, quedan nueve partidos, son nueve partidos importantísimos y hay que empezar ya ganando en Pamplona. Lo que hablamos las últimas semanas, mente limpia, tenemos a gente nueva que está aportando esa frescura que nos hacia falta y a por los tres puntos en Pamplona”.

Preguntado sobre si se ha sido justo en Coruña con Natxo González: “Hay que respetar el trabajo de Natxo, al final ser un entrenador tiene estas cosas, a veces las dinámicas, a veces no das con la tecla en el momento adecuado o simplemente malos resultados, al final evidentemente es más fácil echar a una persona y cuerpo técnico que echar a todos los jugadores, pero nosotros tenemos claro que todo lo que ha pasado ha sido culpa nuestra, pero también todo lo bueno que puede venir y esta por venir, también tiene que ser gracias a nosotros. Creo que no tenemos que mirar más al pasado, solo para ver errores y no repetirlos y centrarnos ya en ganar, lo que va a hacer que el Deportivo consiga el objetivo es ganar todos los partidos”.

Cree que se ha llegado a esta situación por: “Quizás no hemos hecho un juego brillante, salvando dos o tres partidos, a lo largo del año y bueno si sacábamos buenos resultados, vas tirando con el acierto, vas tirando a lo mejor con una parte buena y cuando empiezas a perder, cuando esas dudas se acrecentan, no hemos dado con la tecla, la gente estaba ya mentalmente con muchísimas dudas, con falta de confianza y lo que se busca ahora con este cambio es todo lo contrario, inyectar un poquito de ilusión a la gente que no estaba contando con tantos minutos y a la gente que estaba jugado más, aportar esa frescura y esas cuatro o cinco ideas básicas que parece mentira pero que a los jugadores nos tienen que estar repitiendo constantemente”.

La despedida de Natxo fue: “Muy honesto, muy correcto como siempre, y deseándonos mucho ánimo y él cree que podemos conseguir el objetivo y un mensaje de apoyo más, es cierto que para él la situación es mucho más complicada que para nosotros porque al final para nosotros esto sigue. Nadie le podrá reprochar nada, Natxo es una persona muy trabajadora, es alguien que se ha hecho a sí mismo y que merece todo el crédito del mundo y que por un proyecto que le haya podido salir mal, pues él va a seguir con lo suyo. Estoy seguro que otra vez el año que viene tendrá un gran equipo para pelear por su objetivo”.

Cree que: “A la situación se llega por una mala gestión emocional del jugador, cuando tu quieres y no puedes, es que algo has estado haciendo mal durante los últimos meses, al final para llegar a esa situación de impotencia tienes que haber recopilado cosas negativas que no te dejan mostrarte como eres realmente como futbolista y hacer un cambio radical es lo único que te puede aportar algo positivo”.

En su despedida Natxo González comentó que una de las causas podría ser que los jugadores acusaran el peso del escudo: “Eso es un poco individual, es posible que haya gente que llegue a esa conclusión, yo personalmente no, al revés, tiene que ser algo que te motive a ganar todos los partidos, todo el mundo quiere jugar en los mejores equipos y demostrar que está ahí por algo”.

En las primeras charlas, Marti ha incidido: “Un poco lo que llevamos diciendo las últimas semanas, pero lo más importante, tenemos que ser un equipo ganador, hay que ganar y a eso nos vamos a dedicar, a entrenar hoy pero para ganar el fin de semana, y es lo que nos va a sacar de esta posición y nos va a acercar a nuestro objetivo, quedan nueve partidos, tenemos que ganar los nueve, empezando por el de Pamplona”.

En el vestuario aún se confía en el ascenso directo: “Si, sin duda, son veintisiete puntos, lo mismo que nosotros estuvimos irregulares en estos dos últimos meses, los equipos de arriba pueden hacer lo mismo, ahora es muy complicado ganar y la tensión en las piernas se notan, nosotros tenemos ahora una oportunidad muy buena, la gente está otra vez enganchada, tenemos un partido muy bonito, en un campo que pasan cosas diferentes. Para mí es un buen punto de partida”.

Comentarios en Facebook