A poco más de 48 horas del partido en el Estadio ABANCA-RIAZOR ante el Real Oviedo, previsto para este sábado 10 de noviembre (20:30 horas, Gol y LaLiga 1|2|3 TV), el Deportivo rebajó esta mañana la intensidad del entrenamiento en Abegondo.

Así, con Sebastián Dubarbier con el grupo en la primera parte, los futbolistas comenzaron con un calentamiento.

 

A continuación, Natxo González dividió a su plantilla, hoy con el fabrilista Álex Cobo, en dos grupos. Mientras uno de esos grupos practicaba automatismos de ataque, el otro grupo tenía fútbol-tenis.

Un ejercicio de finalizaciones y un repaso a las acciones de estrategia pusieron el punto y final al entrenamiento sobre el césped.

Mañana viernes, el equipo se entrenará en ABANCA-RIAZOR, a puerta cerrada, a partir de las 11:00 horas.

Comentarios en Facebook