Eneko Bóveda y Edu Expósito han sido los encargados de atender a los medios de comunicación tras recuperar la senda de la victoria ante el Zaragoza (3-1) en el Estadio de Riazor, en un partido que sitúa al equipo coruñés en puestos de ascenso directo a la espera de la visita de la próxima jornada a Cádiz para poder asentarse en él antes del parón de Navidad. La victoria se cimentó en una buena primera parte en la que se anotaron los tres goles con dos jugadas de estrategia y un penalti, si bien es verdad que dos de los goles fueron en posición adelantada.

Bóveda reconoció que ambos goles eran en fuera de juego. “Mala suerte para el Zaragoza y muy buena para nosotros”. Pero comentó que los errores se acaban compensando, porque los árbitros no los cometen con mala voluntad. Además, indicó que era la primera vez que sentían algo de presión por ganar debido a que muchos equipos de la zona alta venían en racha y “había que dar un golpe sobre la mesa para no descolgarse”. 

Respecto a su momento personal no entró en valoraciones. “Me siento una pieza más del equipo: cuando el equipo luce, yo luzco; y cuando el equipo sufre, yo sufro”.

Uno de los temas más comentados en zona mixta fue la diferencia del nivel dado en la segunda parte ante el Numancia y ayer. Eneko señaló que el trabajo durante la semana se ha visto reflejado en el partido y en la intensidad mostrada con el resultado a favor. En la misma línea fue Edu, “la intensidad durante la segunda parte ha sido la adecuada para evitar problemas como la semana pasada”.

También habló sobre la necesidad de la victoria para no “descolgarse” de los puestos de cabeza. Valoró muy positivamente el partido haciendo énfasis en la superioridad del equipo a pesar de los goles en fuera de juego.

Por último, en el plano personal, recalcó su comodidad en el sistema de juego de Natxo y su bienestar físico. “En el plano defensivo, que es donde más me cuesta, estoy trabajando y creo que mejorando cada vez más”

 

Comentarios en Facebook