Un presidente escondido detrás del sillón que no muestra la cara, ante una afición harta de tanto despropósito, desde ver a su equipo desmantelado de los mejores jugadores de la anterior temporada, para traer a jugadores cedidos de otros equipos, sin experiencia, sin ganas, sin nada, hasta ver como se le negaba el campo a un equipo amigo de la provincia, para jugar el partido más importante de su historia.

Una directiva que comenzó cambiando la camiseta de todo el deportivismo, traicionando la historia de unos colores y un escudo reconocido en el mundo entero. Una directiva que dio todo el poder a un director deportivo, si así se le puede llamar, que ha hecho de un equipo con el sexto presupuesto de segunda división, ser un equipo irreconocible, colista, con tan sólo una victoria y con una estructura que mete miedo. Jugadores de la casa han sido rescindidos en el último momento del mercado, jugadores importantes de la temporada pasada que pedían a gritos quedarse en el club, fueron traspasados con el cartel de mercenarios que buscaban un equipo mejor y jugar en primera división. A cambio nos trajeron jugadores sin cartel, sin hacerse de otros equipos. Jugadores que graban vídeos pidiendo emborracharse y que no le ganan al equipo de la O.N.C.E.

Jugadores sin amor propio, sin garra, sin ganas, sin pasión por ser futbolistas. Jugadores que demuestran una ineptitud para la práctica de este deporte, porque no solo se tiene que tener calidad para jugar a un deporte, que se puede tener o no tener, pero hay que demostrar ganas, hay que demostrar empeño, concentración en lo que estás haciendo, pasión y amor propio. Un amor propio que parece que les falta a la gran mayoría de estos jugadores, porque es imposible creer que un equipo no es capaz de ganar más de un encuentro, porque aunque no tengas calidad, pues habrá que demostrar otras cosas, más garra, más entrega, pues más horas de entrenamiento, porque es increíble que un jugador profesional, sea incapaz de dar un pase a metro y medio, centrar balones al área.

Esta directiva, que ha despedido a trabajadores que llevaban su vida en el club, que eran los que lo hacían trabajar todos los días, porque conocemos las caras de los que salen al campo, pero dentro de ese club, hay muchos que hacen sus funciones, desde el que limpia, hace contratos, lleva la gestión de compras, etc.

Esta directiva se ha cargado a toda esta gente que el Deportivo, era su vida, su club y también su trabajo. Una directiva que se esconde en fotos, que no sale hablar con sus aficionados, socios y accionistas.

El Deportivo no merece esto, 113 años de historia no se pueden diluir ante la ineptitud de unos pocos. El trabajo realizado en estos 113 años de historia no se puede esfumar por la incompetencia de unos pocos.

Desde aquí, con la mano en el corazón, si realmente queréis al DEPORTIVO y al DEPORTIVISMO, presenten su dimisión, dejen paso a otros para que gestionen mejor a nuestro club, ese club de 113 años de historia, donde Vicente, Arsenio, Traba, Manolete, Fran, Mauro, Bebeto, y cientos de jugadores han dejado sangre, sudor y lágrimas por unos colores, por un escudo por el REAL CLUB DEPORTIVO DE LA CORUÑA.

 

REAL CL-B DEPORTIVO DE LA COR-ÑA  A  SEG—DA B

 

 

Comentarios en Facebook