ARTÍCULO 1 – 17/05/2018

Esta semana comenzó en el Estadio de Riazor el período de obras anunciado hace meses por el Deportivo y el Concello de A Coruña. Se trata de una obra que asume la corporación municipal, con colaboración de la autonómica, para acometer la tan necesitada reforma de las cubiertas del municipal coruñés.

Los trabajos realizados esta semana avanzan en los preparativos previos a las obras principales, que se desarrollarán en los meses de junio y julio. El martes se desplazaron a los aledaños del estadio maquinaria de obra para actuar en los pilares de hormigón de la fachada de Tribuna, donde se anclarán los andamios que protegerán la obra en el período de ejecución.

 

Las cubiertas de las gradas del Estadio se han visto desmejoradas por el paso del tiempo y por las inclemencias meteorológicas, hechos consumados en las incidencias vividas tras los últimos temporales que visitaron la ciudad, que provocaron incomodidades entre los asistentes a Riazor.
Cabe recordar la fecha de las cubiertas más antiguas conservadas hoy en día, pues fue para el Mundial de España’82 cuando se acometió la obra más ambiciosa hasta esa fecha, levantándose las actuales gradas de Tribuna y Preferencia Superior. 36 años después, dichas cubiertas han quedado tanto obsoletas como amortizadas, y se llevará a cabo una sustitución total en las dos gradas longitudinales.

La obra incluye la sustitución total de las mencionadas cubiertas de Preferencia y Tribuna, así como la reparación de la envolvente de las cubiertas de los fondos de Pabellón y Marathón, ejecutadas en 1996.

La actuación más ambiciosa se acometerá en la grada de Preferencia, pues se ampliará la cubierta hasta proteger la mitad de la grada inferior. Se trata de una actuación de mejora, pero que no llega a satisfacer totalmente las necesidades de los socios, pues las primeras filas de Preferencia inferior seguirán sin protección ante la lluvia.
Esto se debe a que el vuelo de la cubierta no soporta mayor longitud que la proyectada sin acometer una obra de más envergadura a nivel estructural. De este modo, en el ambicioso proyecto, aunque conservador, planteado desde las administraciones públicas se ejecutará una ampliación de la cubierta respecto al estado actual.

El período de ejecución de las obras es de tres meses, contando desde el pasado 15 de mayo hasta el 14 de agosto, fecha en la que un gran porcentaje de la obra quedará rematado, dejando actuaciones menores una vez comenzada la Liga.

La actuación global busca una cubierta homogénea a través de un material único transparente y muy resistente como el policarbonato celular. Este material combinará la entrada de más luz a las gradas, con la accesibilidad a las cubiertas, pues se instalará un canalón perimetral exterior para evacuación de aguas, y un corredor perimetral interior para mantenimiento de la cubierta.

La imagen final acercará al Estadio de Riazor a una apariencia más acorde al siglo XXI y al club. Su situación privilegiada en la ciudad y el cariño que la afición le profesa merecen que el viejo estadio de Riazor se vaya modernizando con futura actuaciones.
La siguiente será acometer la reforma de las fachadas, pospuesta para otro año según informó el club hace unas semanas.

 

Artículo creado por nuestro arquitecto colaborador de Depor Sempre

Yago Salgado Corral
Instagram: @ysc.q
Twitter: @Ysalco

Fuentes: elaboración propia, www.economiadigital.es, www.coruna.es

Comentarios en Facebook