Ser del Dépor nunca ha sido fácil y ahora mismo es aún más complicado. Estamos pasando por un mal momento que en ocasiones parece no tener fin y que solo puede acabar de la peor de las maneras.
Necesitamos un equipo que luche, con jugadores que se dejen el alma en el terreno de juego, que comprendan que el fútbol es algo más que calidad, que es también garra y corazón.
Necesitamos recuperar la ilusión por ver jugar a nuestro equipo, sabiendo que pese al resultado seguiremos siendo fieles en la grada.
Necesitamos volver a sentir pasión por estos colores.
Necesitamos estar orgullosos de los jugadores que vistan nuestra camiseta, y emocionarnos al verles saltar al campo.
Necesitamos ver ganas y entrega durante los 90 minutos.
Necesitamos volver a soñar.
Necesitamos superar esta situación y para ello, la grada y los jugadores deben estar unidos, y deben entender que el Dépor es algo más que fútbol, es un sentimiento.