Las categorías inferiores del Dépor vienen pisando fuerte y un claro ejemplo de ello es Pedro Alves Correia.
Este jugador del Juvenil A nació en Évora (Portugal) el 12 de octubre de 1999.
Aterrizó en A Coruña el verano de 2016, procedente del Benfica.
Hizo pretemporada con el primer equipo y es habitual en las convocatorias de Gustavo Munúa con el Fabril. También es convocado en ocasiones por la selección sub 19 de su país. Además, el año pasado formó parte de la Selección Gallega sub 18, con la cual llegó hasta las semifinales del Campeonato de España.

Este delantero centro de 1’87 m de estatura es un jugador con un gran disparo, un rematador nato que siempre aparece en las zonas de finalización donde no encuentra dificultad para marcar.
Ganas y entrega cada vez que entra en juego donde nunca da un balón por perdido.
La temporada pasada ya mostró su instinto goleador anotando 20 goles.

Por otro lado, esta temporada cabe destacar su actuación en el derbi gallego de juveniles donde tras entrar en el descanso decidió el partido tras su doblete firmando una gran remontada ante el conjunto celeste.

Debido a su potencial ha ido ganando minutos en el Fabril, convirtiéndose en el jugador del juvenil que más partidos ha disputado con el 2º equipo deportivista en lo que llevamos de competición.

Este joven ariete tiene un gran margen de mejora por lo que espero que pueda seguir contando con oportunidades y con la confianza del club, ya que tiene un excelente futuro por delante.

Juventud, esfuerzo y un físico imponente, una de las jóvenes promesas del fútbol portugués y de la cantera del Deportivo, un jugador que respira gol a la par que oxígeno.