Pasadas 13 jornadas de la dura Liga 123 podemos afirmar que, tras mucho tiempo de búsqueda y muchos candidatos después, hemos encontrado un portero fiable. ¿A dónde quiero llegar con esto? Que, tras la salida de Poroto Lux, hay estabilidad bajo palos.

Pues hoy vamos a repasar cómo andan sus meteóricas trayectorias tan sólo un par de meses después de salir de nuestro equipo:

-Przemyslaw Tyton: Actualmente se encuentra sin equipo tras haber realizado la pretemporada con nuestro equipo. Resulta extraño que nadie pagase su cláusula de apenas 50.000 euros (y que ni siquiera reclamaba el Depor, lo hubiese dejado irse libre) sabiendo que se llevarían a un gran profesional que ha jugado en equipos como el Stuttgart alemán, el PSV Eindhoven de Holanda o el Elche español. Sinceramente, ya hace que no escucho hablar sobre él. Probablemente en el mercado de invierno regrese a su Polonia natal, ya que parece ser el único lugar donde de verdad es querido.

Rubén Martínez: Quizas haya sido el que más cerca ha estado de hacer olvidar a Germán, pero aún así por A Coruña tenemos más recientes sus errores que sus pocos aciertos. A día de hoy lo están sufriendo en el Osasuna, que esperan el regeso de su portero titular, Sergio Herrera, para no ver más a Rubén como rojillo. 10 goles en 10 jornadas que ha jugado de Liga y ya está sentenciado por la que es su aficción. De hecho, ayer casi le cuesta el partido a Osasuna en el Ramón de la Hera frente al Extremadura, ya que los pamplonenses comenzaron perdiendo 2-0 y con el coruñés muy dubitativo, pero que al final sostuvo a su equipo que remontó para acabar 2-3 en Almendralejo.

-Costel Pantilimon: Siempre me quedará en la memoria la estatua que se marcó ante Thomas en Riazor en el 92′ y que nos costó la derrota. 7 partidos jugó, le metieron 11 goles y en invierno e lo devolvimos al Watford pensando que ahí se acabaría su carrera. Pero no, Costel aparte de ser tan grande como la Torre de Hércules es un gran portero cuando quiere, y eso debió creer Aitor Karanka cuando llegó a un equipo que, igual que a nosotros, le penalizaba mucho la portería. Desde aquel entonces, Pantilimon ha jugado 30 partidos con la camiseta del dos veces campeón de la Copa de Europa, ha encajado 30 goles pero ha demostrado que es un grandísimo arquero (en todos los sentidos) cuando quiere, ya que en más de una ocasión ha salvado a su equipo de caer derrotado. Sin duda es al que mejor le va de los 5 (insisto, es mi opinión)

-Maksym Koval: Sonaron grandes porteros (Casillas, Valdés, Diego López…) Fue en ese momento cuando apareció este desconocido para practicamente todos (exceptuando Maldini, claro). Una de las grandes cagadas de Richard Barral que se la jugó a la ruleta rusa (en este caso, ruleta ucraniana). Nadie sabía quién era, y eso obviamente jugó mucho en su contra, ya que la parroquia blanquiazul lo juzgó por lo que aparentaba: otra jóven promesa venida a menos con el paso del tiempo. 43 minutos tardó en sentenciarse definitivamente contra el Éibar en su debut, con cantada en el gol y expulsión muy tonta incluída. No volvió a jugar hasta la última jornada contra el Valencia, donde sus constantes fallos acabaron con la paciencia de Seedorf que metió a Tyton en su lugar a falta de 7′ para acabar el partido. Vino, la lio y se volvió a Ucrania. Por lo menos Davy Roef , otro que también llegó a sonar para volver, en su único partido con nuestro equipo no la lio de tal manera.

-Francis Uzoho: el último de la lista y mi favorito/en el que más esperanzas tengo puestas. Con sólo 18 añitos Pepe Mel le dio la alternativa contra el Éibar en Ipurúa. Pasó de compartir la portería del Fabril con Álex Cobo a ser titular en Primera División. Pensamos todos (no me mintáis) que iba a ser titularísimo, el nuevo Songo’o, pero se quedó en ese encuentro ante los eibarreses y otro más en Riazor ante el Girona. Ahora, tras cuajar un buen Mundial con Nigeria, está cedido en el Elche y seguimos teniendo esperanzas en él (yo desde luego).

Tener 5 porteros en un año y que ninguno de ellos se afiance o transmita confianza es para hacérselo mirar, y habla mucho de la mala planificación deportiva que nos levó a bajar a Segunda División por parte del gran Richard Barral, estratega de la nave blanquiazul que tampoco acertó cesando a Pepe Mel, a Cristóbal Parralo (que, por cierto, ha puesto al Alcorcón líder de la Liga 123) y trayendo a Clarence Seedorf, un wanabe de entrenador que, si lo veo, le diré unas cuantas cositas. Pero de buen rollo, claro.

Comentarios en Facebook