Demasiada necesidad hoy en Riazor en otro fin de semana lluvioso. Después de unos días convulsos con manifestaciones y pintadas de la afición, mostrando su hastío con la situación que atraviesa el club, el equipo buscó la victoria. Para ello, y como había anunciado en rueda de prensa, Luis César Sampedro configuró una pequeña “revolución” en el once con cuatro cambios con respecto al partido en Almendralejo: Lampropoulos, que volvía del parón de selecciones, por Bóveda; Luis Ruiz por Salva Ruiz (lesionado); otra titularidad para Vicente Gómez de enganche en lugar de Ager Aketxe; y arriba, Koné a la izquierda y Longo en punta.

Vuelta al “trivote” que tanta fama ha tenido en Coruña los últimos años (con otros jugadores y entrenadores). Entró Bergantiños acompañando a Nolaskoain y Vicente un poco más adelantado en la creación con la misión de filtrar balones al espacio para los extremos. Gracias a ello, se dotó al equipo de mucha más consistencia. Y es que ha sido el primer partido de la era Sampedro sin encajar ningún gol.  La otra cara de la moneda fue la falta de osadía y determinación superados tres cuartos de campo. Seguramente consecuencia de la poca confianza de los jugadores que se muestran sobrepasados jornada tras jornada.

Muy buena primera parte del equipo visto lo visto anteriormente. Sin apenas sufrir atrás, cosa poco común en el feudo blanquiazul. Faltó precisión en las dos que tuvo Koné, en dos muy buenos desmarques de ruptura nutridos por dos magníficos pases filtrados de Mollejo, tras una acción individual, y de Vicente Gómez con el exterior del pie. Este realizó un notable encuentro, recordando lo que se esperaba de él. El “trivote” aportó más seguridad y solidez defensiva, pero también control del esférico. Y es que, en los primeros 45 minutos, el conjunto herculino tuvo una posesión del 62%.

La segunda mitad empezó como acabó la primera. En general con poco ritmo y el Dépor controlando el balón. Sin embargo, la posesión resultó ineficaz por la falta de claridad en los metros finales. Pasado los minutos, ambos equipos tuvieron sus momentos en una fase intermedia de idas y venidas sin mucha profundidad ofensiva. El tiempo tampoco ayudaba a que el partido mejorase.

Luis César movió ficha, primero dando salida a Santos por Longo, y después a Aketxe en lugar de Koné. Aketxe dio ese toque de pausa al equipo y salida, ayudando a Vicente Gómez. Con él, volvimos a tener el dominio del juego.

También entró Beto, al que muchos daban como titular. En el min. 84, Aketxe dispuso de una buena ocasión, en una falta botada que rechazó Ximo. La última fue de Bergantiños al borde del pitido final con un tiro muy lejano que se marchó a la izquierda de la portería alfarera.

El Dépor sigue colista. Quizás mereció, hoy sí, la victoria porque insistió más que los madrileños en ataque y se mostró ordenado en defensa. Pero lo cierto es que de nada valen las buenas sensaciones si no se consiguen los tres puntos para salir de la zona baja. Esperemos que lo de hoy sea la raíz de un cambio y no un espejismo como la segunda parte en El Sardinero.

¡Hasta la semana que viene y Forza Dépor!

 

Ficha técnica:

RC Deportivo: Dani Giménez; Mujaid, Lampropoulos, Somma, Luis Ruiz; Nolaskoain, Bergantiños, Vicente Gómez; Mollejo (Beto da Silva, min.84), Longo (Christian Santos, min. 59), Koné (Aketxe, min. 73).

AD Alcorcón: Ximo Miralles; Laure, David Fernández, Diéguez, Bellvís; Boateng, Dorca; Ernesto Gómez, Stoichkov (Juan Aguilera, min. 71), Arribas (Daniel Romera, min. 54); Harper (Sandaza, min. 82).

Árbitro: Pulido Santana, comité canario. Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores locales Vicente Gómez, Luis Ruiz y Nolaskoain y al visitante Diéguez.

Goles: sin tantos.

Estadio de Riazor, 13.957 espectadores. Partido correspondiente a la 17ª jornada de Segunda División, temporada 2019/2020.

Comentarios en Facebook