A lo largo de una temporada futbolística pasan muchas cosas, y mas en una temporada tan larga como la Liga 123, (42 jornadas), se tienen mejores y peores rachas, momentos, que hacen que tengas que tomar decisiones en el momento correcto, en una liga tan disputada como esta, es vital si se quiere lograr los objetivos marcados a principios de temporada.

Y eso es justo lo que le ha pasado a nuestro Depor, se empezó la temporada con un novedoso sistema sin extremos, un dibujo en la que destacaba por encima de todo, un rombo en el centro del campo, un sistema que trataba en 3 centrocampistas y un mediapunta para dotar de mayor conexión el centro del campo con los 2 puntas.

 

Y la verdad es que la fórmula le salió a pedir de boca al mister blanquiazul Natxo González, 21 jornadas duro el sistema del rombo, con un balance bastante positivo, con 9 victorias, 9 empates y 3 derrotas, sin embargo en las 3 últimas jornadas que se utilizó el sistema, el equipo entró en una especie de atasco en su juego, los rivales, estudiaban muy bien el sistema de Natxo y el equipo tuvo que utilizar un sistema distinto para cambiar la dinámica negativa en la que entró el equipo.

 

Y llegó el cambio, justo en el momento idóneo, justo cuando se le empezaba a cuestionar las tácticas y movimientos del técnico herculino, cuando el mister estaba probablemente, en su peor momento desde su llegada al Deportivo, el bueno de Natxo cambió la dirección del once, utilizando un 4-3-3 mucho mas reconocido en el fútbol actual, pero que de momento, parece venirle mejor al juego del conjunto deportivista por características de jugadores, con la novedad de la entrada de 2 extremos que dotan de mas peligrosidad por bandas, un sistema en el que hombres como Fede Cartabia por ejemplo, explota mucho mejor sus cualidades, y el equipo parece tener no solo mas control de juego de partido si no mayor peligro a la hora de atacar, teniendo en el argentino y a Borja Valle como un peligro constante para el equipo rival, teniendo ademas una referencia mas reconocida dentro del área y un centro del campo en el que Alex Bergantiños se encarga de la destrucción y Mosquera, Vicente o Krohn-Dehli aportan salida de balón junto a un Edu Expósito que mantiene un nivel superlativo en cada partido que juega, controlando el juego, ademas de conexión con los atacantes, sea como sea, este cambio de rumbo en el equipo, de momento han hecho que el equipo sumaran 3 victorias y 1 empate desde que se utiliza dicho sistema, un cambio necesario e importante, y quien sabe si determinante, para que el equipo a final de campaña consiga el reto del ascenso a la primera división.

Comentarios en Facebook