El mediocentro coruñés volverá a la que fue su casa la temporada pasada, cuando militaba en las filas del Real Sporting. Su viaje a tierras asturianas solo duró un año, cuando este verano volvió a poner rumbo a su ciudad de origen, en busca de devolver al Deportivo a Primera División. Durante el transcurso de la pasada campaña, los rojiblancos, con el “4” como líder en la sala de máquinas, disputaron la fase de Play-Off de ascenso, al quedar 4º en la liga regular, cayendo derrotados en las semifinales que disputaban para el hipotético ascenso a la máxima categoría.

Este mismo domingo, a partir de las 18h de la tarde, el Dépor volverá al Molinón tras su último encuentro allí en Primera División hace 3 años, y lo hará respaldado por 1.100 aficionados blanquiazules. El club, que puso a la venta un total de 600 entradas para los socios, informó que en la mañana de ayer ya se habían agotado todas las localidades disponibles. Los deportivistas desplazados al estadio gijonés podrán vivir en sus carnes el recibimiento que le harán al actual capitán del Dépor; y es que solamente una persona como él es capaz de ganarse el cariño y respeto de dos aficiones tan enfrentadas como lo son los rojiblancos y blanquiazules.

En el transcurso de esta semana, el presidente de la Unión de Peñas del Sporting de Gijón, relata como cree que se recibirá a Bergantiños en su vuelta al Molinón; “Estoy seguro de que se le tratará muy bien. Es un jugador ejemplar, que lo dejó todo por el Sporting. Creo que todo el mundo se ha quedado muy contento con su paso por el club, tanto a nivel deportivo como a nivel humano”. El propio Víctor Sánchez reconoce que su adiós al Sporting “era una pena”, aunque entiende su ilusión de volver a su equipo de toda la vida.

Víctor no fue el único que hablo de la vuelta del capitán herculino. Jaime Álvarez, presidente de la peña “Portal Sportinguista” puso de manifiesto lo bien que se le va a recibir al jugador en el que fue su estadio la temporada pasada, debido al buen recuerdo que ha dejado tanto en la ciudad como en el club. “Defendió la camiseta del Sporting con mucha dedicación. Es un chaval muy honrado y trabajador”.

No es fácil ganarse el respeto de una afición en un período de tiempo más corto que largo. El domingo defenderá con tesón la camiseta del Dépor, y de eso nadie duda, pero tendrá a todo un estadio, hoy en día rival, ovacionándole meses después de su marcha.

 

Comentarios en Facebook