Pedro Mosquera, capitán en el partido de hoy y el jugador debutante del Fabril, Víctor García, fueron los encargados de atender a los medios de comunicación tras la derrota del Deportivo de la Coruña ante el Zaragoza (2-1) y, a la postre, su eliminación de esta edición de la Copa del Rey. Ambos coinciden en que es una noticia triste, ya que sirve para que jugadores con menos rodaje jueguen y se mantengan a tono para aprovechar cualquier oportunidad que se les de. 

Mosquera valoró la superioridad local en la primera parte debido a que “nos echamos atrás” y a la dificultad de salir de la presión elevada que el Zaragoza impuso por la ausencia de profundidad. “Con el balón plantamos defensa de tres para facilitar la salida del mismo”, comentó. En cambio, en la segunda parte todo ello se revirtió y conseguimos arrinconar al rival, incluso teniendo un palo que pudo haber supuesto el empate, indicó.

“Ahora no queda más que pensar en la liga” y a jugar un partido difícil en Alcorcón el sábado, concluyó. En líneas similares van las declaraciones de Víctor García; feliz por el debut e indeciso sobre su futuro, ya que aún no sabe si acudirá a Alcorcón con el primer equipo o no.

García achaca el primer mal tiempo a lo tempranero del gol local, del que dice que “nos hizo mucho daño” y trastocó los planes del equipo. Aún así, reconoce que el segundo tiempo pudo dar para empatar con varias ocasiones como una muy clara en sus botas que de haberse materializado habría supuesto “un debut ideal”. “Traté de colocar al palo largo y se fue por muy poco”, afirma.

Comentarios en Facebook